“Cholula en Riesgo”

cholula

Talleres del Fin de Semana Septiembre 20-21



ima1Captura de pantalla 2014-09-18 a las 14.48.36Captura de pantalla 2014-09-18 a las 14.41.54

bueno


Captura de pantalla 2014-09-18 a las 14.42.11

“Promoviendo una cultura de paz”

Eventos llevados a cabo en el Jardín Etnobotánico Francisco Peláez R. A. C., y en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla celebrando a personas que han dejado huella.

Por Adriana Castellanos

“Si queremos dejar huella, no basta con pisar el suelo”, por esta razón, y con el entusiasmo de la Dra. Louisa Greathouse Amador, el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego”, a través de su Cuerpo Académico C4-254: Discriminación, Violencia y Cultura de Paz y la Fundación Dejando Huella, realizaron dos eventos importantes.

El primer evento fue el lunes 11 de agosto a las 11 hrs. en el Jardín Etnobotánico Francisco Peláez R., ubicado en la 2 Sur # 1700 en San Andrés Cholula. Ante casi 100 invitados, se hizo la entrega de reconocimientos a seis personas que han promovido una Cultura de Paz a través de actividades de diferente índole, todas ellas enfocadas a fomentar los valores en nuestra sociedad.

En el evento escuchamos las emotivas palabras de la Dra. Louisa Greathouse Amador organizadora del mismo, de la Dra. Eloina Peláez Valdez Fundadora del Jardín Etnobotánico, y de Luis Eduardo Tovar Yannini, Presidente del Patronato de la Fundación Dejando Huella.

     

Con la idea de dejar una huella eterna de este evento, se decidió plantar un Árbol de Encino en las instalaciones del Jardín Etnobotánico Francisco Peláez R. Este árbol es de la especie Quercus germana, que desgraciadamente se encuentra en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), y fue donado por la Dra. Maricela Rodríguez Acosta y el Sr. Allen Coombes, curador del Herbario y Jardín Botánico de la BUAP. 

 

Después de la siembra los participantes disfrutaron de un delicioso almuerzo y un brindis, amenizado con música de violín.

 

El segundo evento fue el día Martes 12 de Agosto a las 12 del día, cada uno de los galardonados recibieron el “Reconocimiento Dejando Huella” diseñado y elaborado especialmente para ellos por el Artista Plástico Luis Fernando Chánes Santín y el Diseñador Rigoberto Cordero César, quienes imprimieron a la obra un gran significado por sus rayos de luz, sonrisas y abrazos, y que plasma la importancia de la flores y los animales representados por un colibrí, así mismo la escultura evoca el tiempo infinito que tenemos los seres humanos para dar y también para recibir.

Estos reconocimientos fueron entregados por el Dr. Francisco Vélez Pliego, Director del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades, por la Dra. Louisa Greathouse Amador y el Dr. Jorge Gómez Izquierdo, Miembros del Cuerpo Académico C4-254: Discriminación, Violencia y Cultura de Paz y por Luis Eduardo Tovar Yannini, Presidente del Patronato de la Fundación Dejando Huella.

Las personas homenajeadas fueron:

JoAnn Chaffee: Por el trabajo, compromiso y vocación social que ha mostrado a lo largo de los años propiciando una cultura de paz y promoviendo activamente dentro de la educación el aprendizaje mediante la experiencia para fortalecer el desarrollo integral de los niños y jóvenes mexicanos desde preescolar hasta preparatoria.

Arthur Chaffee: Por el trabajo, compromiso y vocación social que durante muchos años ha mostrado, propiciando una cultura de paz desde la promoción de conciencia por un mundo justo a través de la educación como medio para fortalecer el desarrollo integral de los niños y jóvenes mexicanos.

 

 

Fernando Macedo: Por una vida entregada al trabajo, compromiso y vocación social que ha enriquecido a la cultura de la paz a través de su incansable trabajo y dedicación y así fortalecer el desarrollo integral de la comunidad mexicana.

 Francisco Peláez Roldán: Por el trabajo, compromiso y vocación social que por toda su vida ha mostrado a través de la educación, impulsando la adquisición de una conciencia por la naturaleza y como medio para fortalecer el desarrollo integral de los niños y jóvenes mexicanos.

 

Isabel Muñoz de Zozoaga: Por abrir brecha en la difícil tarea de la protección a los animales y por su incansable labor a favor de ellos mediante la educación en bienestar de los animales y el impulso y promoción de la Legislación Animal.

 

Socorro Velasco Coello: Por el trabajo constante a favor de personas atrapadas en la depresión y la tristeza a través de la curación de actitudes y por crear un espacio para niños donde por medio de la enseñanza de la música se fortalece su desarrollo integral.

Para dejar huella es necesario andar caminos y estas personas lo han hecho luchando por el bienestar y la paz.

“Homenaje a personas que han dejado huella”

11 agosto 2014

Promoviendo una cultura de paz” evento celebrado en el Jardín Etnobotánico Francisco Peláez R. y en la BUAP a personas que han dejado huella.

Palabras de bienvenida: Dra. Eloina Peláez Valdez

Organización: Dra. Louisa Greathouse

Es un gran placer darles la bienvenida al Jardín Etnobotánico, a todas y a todos, a nuestros invitados especiales de hoy: JoAnn y Arthur Chaffee, Fernando Macedo, Isabel Muñoz de Zozoaga, Francisco Peláez Roldán y Socorro Velasco Coello; queremos dar la bienvenida también a Francisco Vélez Pliego, Director del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego” de la BUAP, a Dejando Huella, a todas las personas que nos acompañan hoy.

El árbol que se va a plantar no es cualquier árbol, sino un árbol especial. Es un roble o encino, su nombre científico es Quercus germana. Es un árbol nativo de México que está en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ( IUCN), esta especie se encuentra en la categoría en la categoría de amenazado vulnerable debido a la pérdida de su hábitat. Este árbol fue donado por la directora del Herbario y Jardín Botánico de la BUAP, la Dra. Maricela Rodríguez Acosta y por Allen Coombes el curador. El árbol está chiquito ahora pero puede llegar a una altura de 25 metros.

Sembrar un árbol es siempre un evento importante, sobre todo en el contexto de urbanización desordenada, como la que estamos viviendo aquí en Cholula y Puebla – es un recuerdo de que la zona de Puebla-Cholula fue cubierta por un bosque de pinos y encinos.Sembrar un árbol amenazado es aún más importante, porque expresa la lucha por conservar a la naturaleza ante la destrucción. Pero cuando escogimos un encino o roble queríamos decir algo más. Por su belleza, por la majestuosidad de su porte, por su longevidad y la calidad de su madera, el roble o encino es símbolo de la fortaleza, de la confiabilidad, de la durabilidad, de la abundancia. En latín roble y fuerza se expresan con la misma palabra: robur y simboliza tanto la fortaleza física como la moral.

Esto es lo que queremos expresar con la siembra de este árbol: una celebración a la fortaleza moral de los reconocidos de hoy, una celebración a la majestuosidad de su porte como personas, a su abundancia generosa. Una celebración y un agradecimiento muy profundo.

Gracias.

 

Programa Otoño 2014

otoño_verde2014

Jardín Orgánico

jardino

Curso de Verano 2014

Curso de verano

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 468 seguidores